jueves, septiembre 16, 2021

Colombianos que no participaron del magnicidio en Haití, hablan. ¿Qué cuentan?

Dos colombianos revelan cuál era la misión para contratar a exmilitares sindicados de matar a Moïse. Se devolvieron de Haití y cuentan por qué

Jhonatan Rivera García y Ronal Alexander Ramírez Salamanca fueron a Haití con el comando de colombianos para prestar seguridad a un líder político.

Sin embargo, las condiciones de trabajo que encontraron no eran las esperadas, por eso, decidieron retornar a Colombia.

Sorprendidos se enteraron de lo que sucedió con sus 18 compañeros y por eso contrataron un abogado para revelar su experiencia y evitar que los vinculen con el magnicidio.

Rivera y García están en Colombia desde el 4 de junio de 2021 y dicen que mantienen bajo perfil por temor a represalias contra ellos y sus familias

Sostienen que el objeto de su contratación en Haití era “brindar seguridad a personalidades de Haití, y al futuro Presidente, Cristián Emanuel Sanon”.

Ambos colombianos buscaron apoyo jurídico de la firma Quintero López Abogados, S.A.S. para afrontar posibles cargos por su relación con los comandos que viajaron a Haití.

Además, señalaron que están dispuestos a colaborar con las autoridades y por eso a mediados de julio buscaron contacto con la embajada de Haití y con Interpol Colombia.

Lea también: Así confiesan exmilitares colombianos cómo matan a Jovenel Moïse

Jhonatan es hermano de Germán Rivera

Jhonatan Rivera quiere aclarar que aunque su hermano Germán Rivera es mencionado como uno de los cerebros del magnicidio, él no tuvo nada que ver.

Germán Rivera García, era conocido como el coronel Mike y contacto directo con Arcángel Pretel Ortiz y a Antonio Emmanuel Intriago.

Ellos dos representantes de CTU Security en Miami, la empresa que contrató a los mercenarios.

Justamente Jhonatan Rivera se reunió con CTU Security por encargo de su hermano pues trabajaba como mesero en EE.UU., lo que facilitó su desplazamiento a Miami.

Reunión que se realizó el 14 de febrero y a la misma asistieron Arcángel Pretel y Antonio Emmanuel Intriago en representación de la empresa de seguridad; Cristián Emanuel Sanon (capturado) y James Solages (capturado), en representación de un grupo de políticos de la isla y Jhonatan Rivera.

De acuerdo con el testimonio de Rivera la propuesta era para prestar seguridad a Sanon quien asumiría la Presidencia y al grupo de políticos que lo estaban apoyando.


“Era una actividad legal y bajo el amparo de las leyes”, le habrían asegurado a Jhonatan, se lee en el periódico El Tiempo de Colombia.

Por eso Jhonatan llama a su hermano Germán y le describe los detalles de la propuesta, el contrato, la labor y el pago.

Allí quedó claro que tendrían que buscar a un nutrido grupo de militares en retiro, los mejores, con cursos de Fuerzas Especiales.

El 28 de abril Jhonatan Rivera viaja desde EE.UU. a Puerto Príncipe, sin mayores requisas en los puntos migratorios, cuenta.

Y es acomodado en el hotel Maxim Boutique en calidad de diplomático. Allí espera por 11 días a su hermano Germán, al sargento Capador y al teniente en retiro Ronal Ramírez.

Luego se trasladan a la casa de Emanuel Sanon para que le presten seguridad. Pero no todo salió como lo planeado.

Jhonatan Rivera describe que su molestia inició por los extensos turnos de seguridad, la mala alimentación y porque no habían recibido pago.

A eso se sumó la inseguridad en Puerto Príncipe, tiroteos en horas de la noche y cortes de luz que ponían en riesgo su vida, por lo cual le advirtió a su hermano que se regresaba para Colombia.

De hecho, Jhonatan Rivera no es militar.

En el caso del teniente Ramírez, tuvo un enfrentamiento con Capador, por las condiciones en las que estaban y el no pago del salario y por eso también renunció a la misión.

Los dos hombres no tienen ninguna investigación abierta.

Con información de EFE

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓