viernes, abril 19, 2024

CLAVES PARA COMPRENDER la sexta guerra entre Israel y Gaza

La actual escalada bélica entre las fuerzas israelíes y milicias palestinas recuerda a la comunidad internacional lo lejos que está un posible acuerdo de paz definitivo que ponga fin a este conflicto, uno de los más antiguos y sangrientos de Oriente próximo

El movimiento islamista Hamás atacó el sábado Israel “por aire, mar y tierra” desde la Franja de Gaza y secuestró soldados y civiles, desencadenando bombardeos de represalia en una escalada que ya tiene más de 430 muertos, 70 de ellos en territorio israelí, además de miles de heridos.

El ejército indicó por la noche que aún libra combates en “22 lugares” del territorio israelí con “cientos de infiltrados” que habían penetrado en el país “por aire, mar y tierra”.

“Estamos en guerra”, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al tiempo que ordenaba “una amplia movilización” de reservistas.

“El enemigo pagará un precio sin precedentes”, prometió el mandatario en un video, en el que reconoció que Hamás, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007, lanzó “un ataque sorpresa criminal”.

Lea también: ¡CRUENTO! Más de 100 israelíes y casi 200 palestinos muertos tras ofensiva del Hamas en Gaza y contraataque

En conflicto en 4 preguntas

¿Cuál es el origen del conflicto entre israelíes y palestinos?


Después de la derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, Reino Unido tomó el control del área conocida como Palestina, habitada por una minoría judía y una mayoría árabe. Las tensiones entre estos dos pueblos crecieron después de que la comunidad internacional pidiera a Reino Unido que estableciera un “hogar nacional” para el pueblo judío en Palestina.

La cifra de judíos que fueron llegando fue creciendo entre las décadas de 1920 y 1940, muchos de ellos huyeron de la persecución en Europa y tras el Holocausto perpetrado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, reseña Rtve.


La mayoría de los países de la ONU votó en 1947 a favor de dividir Palestina en un Estado árabe y otro judío separados y que Jerusalén se convirtiera en una ciudad internacional, pero este plan nunca fue implementado al ser rechazado por la parte árabe.

Incapaces de resolver el problema, los británicos abandonaron la zona en 1948 y los líderes judíos declararon la creación del Estado de Israel, llevando al comienzo de una guerra con los palestinos. Un año después, cuando terminaron los combates con un alto el fuego, Israel controlaba la mayor parte del territorio.


¿Ha habido más escaladas bélicas o guerras en el pasado?


Como las partes nunca han llegado a un acuerdo de paz definitivo, se han registrado guerras e intercambios de ataques entre palestinos e israelíes durante décadas.

En 1948, Israel ganó la Guerra de la Independencia y pasó a ocupar el 77% del territorio y años más tarde, en 1967, tras la Guerra de los Seis Días, pasó a ocupar la totalidad de Gaza y Cisjordania.

Desde 2005, cuando Israel se retiró de forma unilateral de la Franja de Gaza 38 años después de arrebatársela a Egipto y dejando el enclave bajo el control de la Autoridad Palestina, se han registrado varios ataques y estallidos de violencia.

En junio de 2007, Hamás tomó el control de Gaza, derrocando a las fuerzas del Movimiento Nacional de Liberación Palestina (Fatah) leales al presidente palestino Mahmoud Abbas, en una breve guerra civil.

A finales de 2008, el Ejército israelí realizó una ofensiva militar en Gaza de 22 días después de que los grupos armados palestinos lanzaran cohetes contra Sderot, una ciudad en el sur de Israel. Murieron alrededor de 1.400 palestinos y 13 israelíes.

Cuatro años después, Israel mató al jefe del Estado mayor militar de Hamás, Ahmad Jabari, lo que desembocó en ocho días de intercambios de ataques entre palestinos e israelíes.

En el verano de 2014, el secuestro y posterior asesinato de tres adolescentes israelíes por parte de Hamás dio inicio a una guerra de siete semanas en la que murieron más de 2.100 palestinos en Gaza y 73 israelíes, de los cuales 67 eran militares.

Siete años después, tras semanas de tensión durante la celebración del Ramadán, hubo enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas de la seguridad israelíes en el complejo de Al Aqsa, en Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del islam. Cientos de palestinos resultaron heridos y Hamás, después de exigir a Israel que retirara a sus soldados de Al Aqsa, lanzó varios cohetes desde Gaza hacia Israel, que respondió con ataques aéreos. Los combates duraron 11 días y en ellos perdieron la vida al menos 250 personas en Gaza y 13 en Israel.

Este año ha sido uno de los más violentos en la zona en las últimas dos décadas.

La tensión se fue elevando con la redada militar israelí en el centro de Nablus, en el norte de Cisjordania, en febrero, o el asalto a la mezquita de Al Aqsa durante el mes del Ramadán, con duros choques entre la Policía israelí y musulmanes palestinos.

Ahora el gobierno de Benjamín Netanyahu ha declarado el estado de guerra y ha llevado a cabo ataques contra Hamás en Gaza, para lo que ha movilizado a reservistas.


Además de los intercambios de ataques, en las últimas décadas han tenido lugar levantamientos populares del pueblo palestino contra la ocupación israelí, conocidos como intifadas.

El primero se inició en 1987 como protesta por el asesinato de varios palestinos que fueron embestidos por un camión militar de Israel; en esta primera rebelión popular murieron más de 1.300 palestinos.

La segunda intifada comenzó en el año 2000 con la visita del entonces líder de la oposición israelí, el conservador Ariel Sharon, al Monte del Templo -como denominan los judíos la Explanada de las Mezquitas-, acción que los palestinos vieron como una representación de la intención de Israel de ocupar ese territorio. Murieron más de 4.000 palestinos.

Un cuarto de siglo sin soluciones

¿Por qué no se ha llegado a un acuerdo de paz?


Durante más de 25 años se han llevado a cabo conversaciones de paz de forma intermitente, pero no han conseguido ni acercarse a resolver el conflicto, ya que hay una serie de cuestiones en las que ni los israelíes ni los palestinos están dispuestos a hacer concesiones.

Uno de los principales obstáculos en el camino de las negociaciones es Jerusalén, ya que Israel reclama soberanía total sobre la ciudad -que es sagrada para judíos, musulmanes y cristianos y que los israelíes consideran su capital-, y los palestinos exigen que Jerusalén Oriental sea su capital.

Además, los palestinos piden que su futuro Estado se cree de acuerdo con las fronteras previas al comienzo de la Guerra de los Seis Días, algo a lo que Israel se niega.

La explanada de Al Aqsa, reclamada por el islam y el judaísmoreproducir video01.46 minLa explanada de Al Aqsa, reclamada por el islam y el judaísmo
Otro de los asuntos que genera problemas para que israelíes y palestinos lleguen a un acuerdo es el de los refugiados palestinos.

Los palestinos sostienen que los refugiados tienen derecho a regresar a su hogar -en territorios incluidos dentro de lo que hoy es Israel-, pero los israelíes aseguran que abrirles las puertas supondría la destrucción de su identidad como Estado judío.

Según la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), son más de 10,6 millones los refugiados palestinos, de los cuales casi la mitad están registrados por Naciones Unidas.

Por último, se encuentra el asunto de los crecientes asentamientos judíos, conjuntos de viviendas construidas por el Gobierno de Israel en los territorios palestinos ocupados tras la guerra de 1967. Los palestinos piden que sean desmantelados, una idea que no están dispuesta a aceptar las autoridades israelíes.


¿Qué es la fórmula de los dos Estados?


La actual escalada bélica entre las fuerzas israelíes y milicias palestinas recuerda a la comunidad internacional lo lejos que está un posible acuerdo de paz definitivo que ponga fín a este conflicto, uno de los más antiguos y sangrientos de Oriente Próximo.

La conocida como solución de dos Estados supone la creación de un Estado palestino y otro israelí, coexistiendo en paz y de forma independiente.

Desde 1947, la opción de los dos Estados está presente en el plan de Naciones Unidas para la Partición de Palestina, al igual que la idea de que Jerusalén pasara a ser una tercera entidad bajo control internacional.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 firmados por las dos partes preveían que la Autoridad Palestina se convirtiera en un Estado. Este proyecto no se llegó a concretar y fue en 2003, cuando la hoja de ruta elaborada por el Cuarteto -que actuaba como mediador y estaba formado por Estados Unidos, Rusia, la UE y la ONU- planteó que el Estado palestino se instaurara en 2005.

La intención era que la creación del Estado palestino diera garantías de seguridad a Israel y le ayudara a retener una mayoría demográfica judía -permitiendo que el país siguiera siendo judío y democrático- y otorgaría un Estado independiente a los palestinos. Los desacuerdos entre palestinos e israelíes y los continuos brotes de violencia han impedido que estos planes se hayan hecho realidad.

“¡Ayuda, por favor!” –


La ofensiva se desencadenó con una andanada de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza a partir de las 06H30 (03H30 GMT), coincidiendo con el último día de las fiestas judías de Sucot en Israel.

El brazo armado de Hamás reivindicó el ataque e Israel respondió bombardeando objetivos de Hamás en Gaza.

En la ciudad de Sederot, a escasos kilómetros del enclave palestino, un periodista de la AFP vio cuerpos de civiles tendidos en la calle.

“¡Ayuda, por favor!”, suplicaba una mujer israelí junto a su hijo de dos años, mientras un grupo de milicias abría fuego contra su casa, describieron los medios israelíes.

Periodistas de AFP vieron a palestinos armados alrededor de un tanque israelí en llamas y a otros conducir un vehículo militar israelí en dirección a Gaza.

En Gaza, los bombardeos israelíes destruyeron tres edificios de diez plantas que formaban parte de un conjunto residencial, informaron periodistas de AFP que vieron desplomarse estas construcciones.

El ejército israelí informó que bombardeó “dos edificios de varias plantas” y acusó a Hamás de albergar infraestructura militar en medio de la población. El ejército aseguró además que había pedido a los residentes “evacuar el lugar” antes de bombardearlo.

Las sirenas sonaron tanto en el sur de Israel como en Jerusalén y la policía pidió a la población permanecer cerca de los refugios antiaéreos.

Varias compañías aéreas anularon sus vuelos de este fin de semana a Tel Aviv, según el tablón de llegadas en línea del aeropuerto internacional Ben Gurión.

“Las puertas del infierno”


El general israelí Rassan Alian, al frente del órgano del Ministerio de Defensa que supervisa las actividades civiles en los Territorios Palestinos, afirmó que Hamás había “abierto las puertas del infierno” y que “pagaría las consecuencias”.

La operación israelí de represalias ha sido llamada “Espadas de hierro”.

Hamás, por su parte, bautizó la operación como ‘Diluvio de Al Aqsa’ y explicó que el movimiento había decidido “poner fin a todos los crímenes de la ocupación [israelí]”

Google News
Pulsa para seguirnos en Google News
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

En portada ↓
Últimas noticias ↓
Más noticias sobre este tema ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x