domingo, julio 25, 2021

Aumenta el hambre en Venezuela: la paradoja del país con las reservas más grandes de petróleo del mundo

La Oxfam determinó que luego de ser uno de los países más ricos del mundo en reservas petroleras, Venezuela ha caído entre el grupo de naciones más vulnerables del mundo, principalmente por la falta de alimentos y las consecuencias que el hambre puede tener en lo que se refiere los efectos del coronavirus

«Cerca de catorce millones de personas en Centroamérica y Venezuela ya padecían hambre antes de la COVID-19. Hoy, con el aumento de personas en inseguridad alimentaria y nutricional moderada o severa, sus condiciones son más preocupantes. Sin una alimentación suficiente ni balanceada, corren mayor riesgo de enfermarse».

La advertencia la hizo la Oxfam, un conglomerado de ONG que realizan labores humanitarias en 92 países pobres del mundo.

El documento, publicado el 9 de julio, advierte que Venezuela y los países de Centroamérica son los más vulnerables por la pandemia, debido a la crisis que presentaban con anterioridad.

En el caso de Venezuela, el informe recuerda que «desde el 2013, la economía venezolana inició una caída sin precedentes y aún no se detiene. Pese a las claras evidencias de un detrimento en la calidad de vida de las personas, no se han tomado las medidas oportunas para evitar que la situación actual siga empeorando».

Resalta que «Venezuela enfrenta una grave situación con diversos agravantes: la crisis sociopolítica, el detrimento de la economía, los embargos económicos, la disminución de las importaciones, la falta de producción nacional, cierres de empresas, y negación de divisas para la compra de materia prima; estos factores han derivado en escasez e hiperinflación, lo que afecta la disponibilidad y acceso a alimentos».

«Así, Venezuela, uno de los países con mayores reservas de petróleo del mundo, y que hasta hace unos años la OPEP ponía en el primer lugar, se encuentra en medio de una crisis alimentaria», denuncia el documento y agrega que «la ausencia de mecanismos e información oficial transparentes, hace imposible definir con exactitud cuál es el impacto de la pandemia en la sociedad venezolana».

Destaca que «antes de la pandemia una de cada tres personas en Venezuela padecían hambre y necesitaban asistencia para poder alimentarse».

Desde el inicio de la propagación del virus, este número de personas podría haber aumentado, alerta el informe. «Los factores que influyen en la capacidad de la gente para acceder a los alimentos empeoraron: la contracción económica, la hiperinflación, el desempleo, los ingresos bajos, la falta de acceso para brindar ayuda, la escasez de gasolina, y la caída en las remesas», son los principales ingredientes de la crisis alimentaria que hay en el país.

Alerta que «los ingresos familiares tampoco alcanzan para costear la cesta básica alimentaria. El salario mínimo mensual de USD$4, establecido en mayo 2020, es equivalente al costo de una caja de huevos. Además, alrededor de 2 millones de personas dependen económicamente de las remesas de familiares que han migrado».

La pandemia lo empeora todo


Las consecuencias de esta realidad, con los efectos de la pandemia, pueden ser devastadores, alerta la organización. «Algunos grupos son más vulnerables al múltiple impacto que ocasionan la COVID-19 y la falta de alimentación: las personas con alto riesgo de contagio, los migrantes retornados, los pueblos indígenas y las personas en condición de pobreza, particularmente las mujeres cabezas de hogar», afirma el escrito.

La Oxfam indica que el régimen venezolano «ha respondido a la pandemia declarando cuarentena desde el 13 de marzo, e imponiendo toque de queda en algunos lugares», pero «las medidas adoptadas son insuficientes, pues los sistemas de protección social estaban colapsados antes de la pandemia. Seguir las medidas básicas de higiene, como, por ejemplo, el lavado frecuente de manos, es un ejercicio imposible para la mayoría».

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓