domingo, julio 25, 2021

«ANGUSTIA, IMPOTENCIA Y MIEDO»: posición de los religiosos que asisten a comunidades de la Cota 905

Para las comunidades religiosas que pwermanecen en la Cota 905 y demás sectores afectados por la violencia, los hechos de la semana pasada muestran el fracaso del Estado

Sacerdotes, religiosas y líderes comunitarios de El Paraíso, Cota 905, La Vega, Montalbán y El Cementerio expresaron su «angustia, impotencia, miedo e indignación», por la violencia desatada la semana pasada.

A través de un comunicado relataron que están «atrapados injustamente en un contexto de guerra que atenta contra la vida. También contra la dignidad humana, el bien común y el sueño de una Venezuela fraterna”.

Elevaron un «grito por las injusticias» que viven esas comunidades. Más, por los hechos registrados entre el 7 y el 9 de julio. Lamentaron que más de 30 personas, entre civiles y funcionarios policiales, hayan perdido la vida. Además de los más de 40 heridos y familias desplazadas forzosamente»

En ese sentido, denuncian que «estos hechos han afectado la estabilidad emocional, espiritual y material de todas las comunidades del suroeste de Caracas».

Igualmente, lamentan que entre las principales víctimas se encuentran los jóvenes de estas barriadas. «Están envueltos en esta ola de violencia, estigmatización y detenciones arbitrarias». Además, temen que se hayan producido ejecuciones extrajudiciales.

Los párrocos y las comunidades de religiosas expresaron sus «palabras de aliento y fortaleza para las familias. Ellas viven el duelo inhumano por la pérdida de un ser querido, víctima de esta injusta confrontación”.

Igualmente se solidarizan “con las madres y abuelas de nuestras comunidades», a quienes «una espada le atraviesa el corazón. Ven a sus hijos amenazados por la violencia y la muerte. Sacan fuerzas para seguir apostando por la vida en medio tanto daño infligido por los bandos en confrontación”.

Lamentan que las «familias se han visto forzadas por la violencia indiscriminada, a dejar su lugar de residencia y sus pertenencias para salvar la vida».

Lea también: EN CLAVES ¿Cómo las “zonas de paz” se convirtieron en el feudo de El Koki?

Habla la CEV

La posición de los religiosos complementa el comunicado emitido por la Conferencia Episcopal Venezolana respecto a estos hechos violentos.

En el escrito, los miembros de la CEV manifestaron su tristeza al «evidenciar cómo el miedo, la barbarie, el atropello, el odio, se apoderan de las calles de nuestro país».

Los obispos aseveraron que «este estallido es además la demostración más evidente del fracaso de un modelo social y productivo».

De igual forma, hacen un llamado a la solidaridad y a la paz. «Hoy nuestro llamado como pastores es primero a respetar la vida de todo ser humano», destacan.

Enfatizan que lo ocurrrido en los barrios populares «es el resultado de dos décadas en las que se ha blandido la violencia desde el poder». Se ha hecho «como arma política, a diestra y siniestra, de palabra y obra. También como amenaza y como hecho consumado».

La CEV asevera que «si quienes detentan el poder no tienen otro medio para imponer su ideología trasnochada que el de la fuerza y la violencia, no hace falta esperar demasiado para observar una respuesta igualmente violenta».

Lea también: VIDEO – NOTICIAS IMPACTO VENEZUELA – El Koki y su banda “van a regresar con mucha más maldad”

Estado fracasado

Asimismo, los obispos afirman que «si el régimen ha hecho todo cuanto ha podido para hacer imposible que los ciudadanos puedan ganarse la vida de una manera digna y suficiente, tampoco sorprende que haya quienes busquen ganarse la vida por medios delictivos».

para los religiosos, «es además un fracaso del Estado como garante de la seguridad y de la paz. Para todos resulta obvio que no pocos miembros de los cuerpos de seguridad han dejado de ser garantes de la seguridad y la convivencia pacífica, y en muchos casos han abandonado por completo vastas regiones del país, especialmente las zonas rurales y populares».

lamentan que «el habitual respeto a la autoridad se ha transformado en desconfianza y temor, en vista de la distorsión de las irregulares funciones que hoy cumplen, incluyendo la extorsión y el soborno».

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓