domingo, octubre 24, 2021

Amnistía Internacional exige «liberación inmediata» de Vannesa Rosales: presa por defender a una niña violada

Vannesa Rosales es una activista por los DD.HH. a quien aún no se le hace la audiencia preliminar

La ONG Amnistía Internacional (AI), exigió este miércoles, la liberación inmediata de Vannesa Rosales. Se trata de una activista por los DD.HH en el estado Mérida, quien está presa por defender los derechos de una niña de 13 años.

En una carta publicada por la ONG y dirigida al fiscal de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, se denuncia que a Rosales se le ha criminalizado por defender los DD.HH.

«Escribo con alarma por la detención arbitraria y criminalización de Vannesa Rosales», señala la misiva.

Describe que Rosales es «docente, trabajadora social y defensora de los derechos de las mujeres y niñas en Venezuela».

Recuerda cómo «el 12 de octubre de 2020 la detuivieron arbitrariamente tras una inspección ilegal a su domicilio por parte de funcionarios del CICPC».

Resalta que a «Vannesa se le acusa de los delitos de aborto inducido a terceros, asociación para delinquir y agavillamiento». Todo «por facilitar información y apoyo en la interrupción del embarazo de una niña de 13 años, a solicitud de su madre».

AI destaca que «la vida de la niña corría peligro debido a su estado de embarazo y que había sido víctima de abuso sexual en Pueblo Nuevo, Mérida».

Denuncia la ONG que «desde una medida cautelar dictada el 11 de enero, Vannesa se encuentra privada de libertad en su domicilio. Aún no se ha realizado la audiencia preliminar».

Para Amnistía Internacional, «Vannesa no debe enfrentarse a un juicio penal». En consecuencia, señala que la deben liberar «cuanto antes».

Igualmente, pide que retiren «todos los cargos contra Vannesa. Y, si el caso sigue -injustamente- abierto, debería continuar el proceso en libertad».

Igualmente, la carta le recuerda a Saab que así «lo establecen las leyes y estándares internacionales en materia de prisión preventiva».

Lea tambien: Despenalizar el aborto: la batalla que Venezuela aún no quiere dar

Criminalización de los defensores de DD.HH.

Entre tanto, exige que «se garantice su integridad física y psicológica. Quienes ejercen pacíficamente la defensa de los derechos humanos en Venezuela no deben ser criminalizados», afirma.

Agrega que «la detención de Vannesa Rosales ocurre en un contexto de represión sistemática y criminalización contra personas defensoras de derechos humanos en Venezuela».

Denuncia que «las prácticas de hostigamiento y estigmatización contra quienes ejercen esta labor en el país son constantes. Muchos son blanco de represalias tales como amenazas, estigmatización pública, detenciones arbitrarias y ataques a su integridad física».

Derechos restringidos

Amnistía aprovechó el caso para reclamar porque «los derechos sexuales y reproductivos son gravemente restringidos en Venezuela».

Además, lamentan que la «legislación en esta materia (en Venezuela) es una de las más restrictivas de América Latina».

Reseña que «la interrupción del embarazo se tipifica como delito bajo el Código Penal, a excepción de casos en los que la vida de la persona gestante esté en peligro».

Enfatiza que «pese a reiterados llamados por parte de ONG en pro de los derechos sexuales y reproductivos Venezuela sigue contando con una normativa frente al aborto contraria a las leyes y estándares internacionales».

Y no contentos con eso, en el país hay «ausencia de políticas públicas efectivas en materia de salud sexual y reproductiva». Lo que agrava con «la escasez generalizada de información y métodos anticonceptivos de cualquier tipo».

A esta situación se suman «las limitaciones a los servicios médicos reproductivos, y el deterioro del sistema de salud público en Venezuela». Todo «obstruye significativamente el goce y disfrute de los derechos sexuales y reproductivos en el país».

En ese contexto, AI, señala que «muchas niñas y adolescentes en Venezuela viven en condiciones de vulnerabilidad, en medio de una frágil situación económica, limitadas oportunidades educativas y expuestas a violencia basada en género en sus ambientes sociales. Todo esto se traduce en el aumento de la tasa de embarazo en adolescente, abortos clandestinos, mortalidad materna y menor calidad de vida para las mujeres en Venezuela».

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓