lunes, diciembre 6, 2021

A UN MES DEL NAUFRAGIO DE THOR: “¡Los dejaron morir! No hubo interés ni disposición por parte del Estado venezolano para encontrarlos”

Karla Salcedo-Flores
@KAsalcedoflores

Luego de un mes del naufragio de la embarcación Thor, hay más preguntas que respuestas:¿Hubo desidia por parte de las autoridades? ¿Los dejaron morir?. Impacto Venezuela trae en EXCLUSIVA nuevos detalles del caso

Remis David Camblor conocía más de lanchas que de derecho, carrera que estudió y en la que se convirtió en un profesional de mucho nivel en su natal Venezuela. La pasión por el mar le hizo respirar salitre desde pequeño. Una embarcación hizo de él una forma de vida: NAVEGAR era su mejor verbo.

Sin embargo, la pericia en el agua le jugó un revés. Les presentamos una crónica del naufragio de la embarcación Thor, propiedad de la familia Camblor, quienes, por aire y mar, con profundo desespero buscaron a cinco tripulantes que nunca aparecieron. Así sucedieron los hechos.

La mañana de ese 3 septiembre Remis David Camblor, capitán de la lancha THOR siglas AG5M-D 2921 se preparaba junto a su familia y algunos amigos para un paseo en La Tortuga, lugar que desde niño conocía. La ruta acuática era parte de sus destinos infantiles, de adolescencia, juventud y adultez. Junto a su otro amigo, a quien para proteger la identidad llamaremos Alex, planificaron, un fin de semana de disfrute y compartir familiar.

Salió con los chalecos salvavidas en THOR, existen, están, contrario a los rumores de redes sociales donde muchos se preguntan si tenían o no protección de este tipo. También había radio de comunicación, de hecho, la última vez que se le escuchó su voz fue en una conversación con Alex, comentándole que se regresaría por una falla de la lancha. Sin embargo, no se devolvió, hizo una pausa y decidió emprender de nuevo, ruta hacia La Tortuga. “Las antenas repetidoras no funcionan”, nos reveló una fuente.

Los dejaron morir


Jorge Camblor, hombre de aire y mar, piloto y capitán de profesión, rescatista (padre de Remis David) sereno, seguro y confiado en sus capacidades, lideró la búsqueda de su hijo y los otros compañeros. En exclusiva para Impacto Venezuela hoy revela muchos detalles: “Los dejaron morir; no hubo interés ni herramientas, ni equipos, ni disposición por parte del Estado venezolano de encontrarlos”.

A penas supo del naufragio, cuando Alex llegó a Carenero de vuelta y vió los carros de los Camblor allí en el sitio, supo que algo andaba mal.

El señor Camblor con gallardía y responsabilidad se comunicó con los muchos amigos que tiene en el mundo de las embarcaciones y aeronaves. Hoy agradece a varios, como, por ejemplo, Ricardo Coppola, propietario y piloto del avión que realizó el avistamiento. Francisco Pacheco, también piloto de la misma.

Aeronave Cessna C182 YV 2897, tripulación: Capitanes: Ricardo Coppola y Francisco Javier Pacheco Zuloaga.  Un rescate histórico, 4 aeronaves sobrevolaban. Un buque guardacostas Patrullera PG-52 Caricare, Guardacostas de la Armada Venezolana también navegaba;pero sin duda, llegaron tarde.

Camblor padre, en una experiencia única, pudo sugerir desde otro país, con precisión y conocimiento de la zona, con diligencia, dónde podrían estar, haciendo los cálculos de la cantidad de horas y días que debían estar en el mar. Acertado. Dieron con esa mancha blanca desde el aire: allí estaban dos niños, y una Marielys Chacón fallecida con sus hijos en brazos, y Verónica Martínez, niñera de los menores, moviendo sus bracitos débiles a la aeronave que se movía en el cielo; sin más fuerzas para vivir, picada en sus piernas y nalgas por los peces, su rostro quemado por las más de 96 horas que llevó sol en el mar.

Ese martes, en horas de la tarde, se procedió a un rescate que pudo empezar el domingo a las 5:00 pm cuando la primera avioneta comenzó a sobrevolar la zona. “Los dejaron morir” repite sin cesar Jorge Camblor.

Domingo en Los Roques


Los conocidos y amigos del señor Camblor desde el domingo se pusieron a la orden para iniciar la búsqueda. Desde Los Roques un primer amigo sale a sobrevolar el lugar. En temas de rescate, búsqueda y salvamento, todos los minutos cuentan. La burocracia se instaló y exigían papeles y documentos a las aeronaves privadas para poder dar el permiso de sobrevuelo. Curiosamente, no había permiso de zarpe, tampoco. “Los dejaron morir”.

A uno de los pilotos con insistencia le pidieron cédula laminada y una larga espera. No fue sino hasta el martes luego de mediodía cuando se permitió y después de mucha presión ejercida en redes sociales, que los amigos con aeronaves privadas salieran a buscar a THOR. Tal vez el final feliz lo estuviéramos contando si ese mismo domingo las autoridades permiten que los voluntarios buscaran; que la ineficiencia gubernamental no se atravesara en el camino de quienes, con desespero y amor por su gente, querían salir mar abierto.

Lea También:Marielys Beatriz Chacón, una historia de amor incondicional en alta mar

¡LOS NIÑOS ESTÁN VIVOS!

Francisco Pacheco desde el aire grita de emoción: ¡ALLÍ ESTÁN, LOS NIÑOS ESTÁN VIVOS!

Su testimonio:  “Aproximadamente quince minutos después de haber llegado a las coordenadas indicadas por la aeronave DA42 y en la inmensidad del mar ligeramente picado, logré divisar un puntito muy pequeño blanco flotando el cual se confundía con el mar picado y le dije a Coppola: -marca el punto y vira por la derecha-. Lo perdí de vista, le comento y luego apareció de nuevo, bajamos de altura hasta unos 300 pies y allí comenzamos hacer virajes de 360 grados sobre ellos, y en momentos se nos perdían de vista para luego volver a aparecer”, señala Pacheco.

“Estábamos muy angustiados, porque sabíamos lo que ellos estaban pasando después de tantos días a la deriva en esa balsita de juguete, era tan desesperante que hasta lágrimas se me salieron. Allí estuvimos orbitando por poco más de una hora en comunicación con el helicóptero y la patrullera hasta que ellos llegaron hasta cerca de donde nosotros orbitábamos.
El helicóptero llegó primero y me dice “Okey, llegamos al punto”, yo le pregunto “¿nos tienes a la vista?” y me dice “NO, no los tengo”, entonces le digo “Capitán anote estas coordenadas…”, y unos minutos después nos dice “copiadas las coordenadas, estamos a cinco millas de ustedes”, y le digo “¡Vente para acá!”

Una vez llegado a ese punto por fin nos ve y nosotros también a ellos y le digo “Capitán siga ese rumbo”. A los dos minutos, el piloto del helicóptero nos comunica “¡tengo el naufragio a la vista!”. Inmediatamente Coppola y yo sentimos una sensación de “¡uuffff gracias a Dios!”. El helicóptero inmediatamente hace un vuelo estático (hover) y nos dice “¡AQUÍ ESTÁN!, ¡ESTÁN VIVOS!”, es cuando entonces inmediatamente le pregunto: “¿y los niños?”, y me contesta el capitán “¡parece que están bien!”, al escuchar esto, se nos salieron las lágrimas tanto a Ricardo como a mí”, en ese momento el helicóptero soltó a un primer rescatista al mar para darle ayuda primaria y psicológica a los náufragos.

Unidos en oración por Thor y sus tripulantes

THOR marcó la existencia de muchos venezolanos que dedicaron horas de su vida a elevar oraciones para que todos los tripulantes aparecieran con vida. No sólo se hizo viral, si no, causó conmoción la forma en la que Marielys Chacón de Camblor, amamantó a sus dos hijos por más de 96 horas. Incluso, trascendió que bebió orine para poder tener líquido en su organismo y producir leche materna en medio del mar, en un bote muy pequeño, abrazada a sus tesoros. Allí murió, como la mujer valiente que se deshidrató para dar vida a José David y a María.

Sin duda, otro delito de lesa humanidad para la administración de Nicolás Maduro. En un mes, tres embarcaciones han naufragado sin que se cuente con los equipos ni el personal calificado que pueda revisar las embarcaciones antes de salir. La prevención antes del desastre, la revisión antes de la tragedia. La CPI debe conocer de este caso.

¡Vuelen alto capitanes, hermanos venezolanos!

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓